exclusión social

“Para ser voluntario basta con tener 18 años”

Desde su juventud, Lourdes García, sintió la necesidad de ayudar a los más necesitados como voluntaria en la Cruz Roja. Hoy en día, continua esa labor pero como Técnico de Intervención Social en Cruz Roja Guipúzcoa. Ha sido participe de muchas de las campañas que  Cruz Roja ha llevado a cabo este último año. Como la celebrada en Donosti  el pasado 7 de junio “3D Party Solidarioa”. Su último trabajo ha consistido en ayudar a los más jóvenes.

Cartel Cast A4 HORIZONTAL baja (3)

La cuesta de septiembre siempre ha sido dura, pero en estos tiempos de crisis económica esta cuesta es más empinada para las familias con dificultades para afrontar los gastos de la vuelta al cole de sus hijos. Con el objetivo de ayudar a estas familias con dificultades Cruz Roja española y la Fundación Solidaridad Carrefour puso en marcha, el pasado 5 de septiembre, la sexta edición de “Vuelta al cole solidaria”.

Tras seis años con esta misma campaña ¿ha tenido una buena acogida?

Muy buena, desde su primera edición en el 2008 la respuesta de la gente ha sido ejemplar. Este año, la Fundación Solidaridad Carrefour entregó a Cruz Roja Guipúzcoa material escolar por valor de 20.000 euros. Estos materiales se destinaron a casi 300 niños y jóvenes en riesgo de exclusión social en todo Guipúzcoa.

¿Cuál es el objetivo de esta iniciativa?

Que todos los niños tengan el material necesario para acudir al colegio.

¿Qué función desempeñaron  los voluntarios de la Cruz Roja?

En este caso, se ubicó una mesa  en los Carrefour de Goierri y Oiartzun donde los voluntarios recogían el material escolar que la gente quisiera donar.

“Merece la pena comprometer

parte de tu tiempo libre en ayudar”

Para ser voluntario, es necesario…

No mucho, basta con que tengas más de 18 años y que quieras comprometer parte de tu tiempo libre a colaborar en alguna de las actividades de Cruz Roja. Merece la pena.

En esta campaña aparte de Cruz Roja también colabora Carrefour ¿Cuál es su aportación?

En primer lugar pone a disposición de la causa sus infraestructuras, lo cual es crucial en esta campaña. Permite llegar a muchísima gente de una forma muy directa. Y en segundo lugar, realiza una aportación directa de material escolar.

“remamos en la misma dirección”

¿El objetivo de Carrefour es el mismo que el de Cruz Roja?

La Fundación Solidaridad Carrefour coordina todos los programas que desarrolla Carrefour en materia de acción social. Apoya especialmente proyectos en beneficio de la infancia con discapacidad o en exclusión social. Ayuda a las personas en situación de vulnerabilidad e interviene en operaciones de emergencia. Por lo tanto, sí. Ambos remamos en la misma dirección aportando cada uno los recursos que dispone.

¿Son más solidarias las empresas en épocas de crisis?

No creo que tenga tanto que ver con el momento en que nos encontramos sino con los valores de la empresa.

¿Cómo se ha notado la crisis en el número de familias que dependen de esta ayuda?

Al comienzo de la crisis (2008), fue cuando pusimos en marcha esta campaña. Entonces ya veíamos las dificultades de muchas familias para afrontar este gasto.

¿Consideras a los guipuzcoanos solidarios?

No solo a los guipuzcoanos, esta campaña ha sido a nivel nacional. En toda España ha tenido una respuesta inmejorable.

A nivel personal ¿siente que aporta su granito de arena hacia las personas más desfavorecidas?

Como cualquier persona trato de hacer mi trabajo lo mejor posible, pero siempre te involucras más en estos casos.

 

Kepa Alcorta García

Inmigrantes atrapados en la exclusión social

Cáritas ayuda a este colectivo a integrarse en la sociedad y que tengan las mismas oportunidades que todos.

caritasLlegan con 12 años de edad debajo de un camión o en una patera, no saben dónde tienen que hacer sus necesidades y duermen en el suelo porque no saben para qué sirve una cama. Éstos chicos ingresan en un centro de menores donde tienen todas las necesidades cubiertas, pero al llegar a los 18 años muchos de ellos no encuentran una asociación donde les acojan por el perfil que tienen y van a la calle sin un duro y sin un sitio donde vivir, y es entonces cuando recurren a la delincuencia. La Diputación Guipuzcoana detecta estos casos a través de los trabajadores sociales de base y les mandan a Cáritas, donde tienen que superar una prueba para ver cuál es el problema. De allí les remiten a otros programas o se quedan con ellos. En cuanto ingresan en el programa se les acoge y cubren sus necesidades, pero también se les exige más responsabilidad, ya que si no acatan las normas se les podría llegar a echar a la calle.

Iñigo Lasagaster, coordinador de la casa de acogida de Andoain, señala que en este centro procuran enseñarles cuáles son las claves para vivir en este país, que construyan o reconstruyan un entorno social y familiar adecuado y que no estén inactivos mediante la inserción al mercado laboral. La dificultad actual que tienen estos chicos inmigrantes para acceder a un contrato laboral y a cursos de formación y, por lo tanto, a las prácticas, es la irregularización de los papeles, por lo que nos basamos en un proyecto ocupacional, llamado proyecto Ortzadar.

Éste proyecto tiene como objetivo buscar cursos de Lanbide y cursos alternativos en centros de día, o en formaciones de Cáritas . La oferta es poca y la demanda mucha, aclara Iñigo. Desde el centro implementan una ocupación para que no estén inactivos: rehabilitan el jardín, ponen una huerta ecológica, se encargan del mantenimiento de la casa y de las tareas del hogar, de esta manera les imponen tareas para que aprendan a tener una rutina laboral.

El 80% de los casos suele salir adelante después de tres años en el proyecto, ya que consiguen trabajo e integrarse en la sociedad, pero para esto es necesario que la sociedad ayude y superen los prejuicios, termina Iñigo.

Amaya García Sierra